Las Bahamas no está exenta de ser afectada por la globalización en sus preparaciones, sobre todo basadas en elementos marinos.

caracolas.jpg

En estas islas, por el mismo desarrollo turístico en que se han visto envueltas, es lógico encontrar restaurantes de los mejores, desde los mas lujosos, con amplias y exquisitas cartas de vinos dulces, amargos, espumosos, ácidos, blancos y tintos, hasta bares donde podrán encontrar las típicas hamburguesas de caracolas.

Las caracolas
se preparan como picadillos, en caso de servirse en las hamburguesas, se sirven picadas y mezcladas con cebolla y cereales. El caracol es la estrella en la cocina de Bahamas, el fiel representante de su gastronomía, su estandarte, con amplia fama como afrodisiaco y reparador. No olvidemos que la baba de caracol se usa como crema reportando excelentes resultados en lo que son el borrar estrías, arrugas, curar el acné y otras dolencias de la piel, ya que la baba regenera y nutre, aparte que desinfecta.

Entre los pescados de Bahamas, se encuentran el mero, el atún, el besugo, el pez aguja, entre otros más. Por ser islas de climas cálidos la mayor parte del año, los acompañamientos son generalmente abundantes ensaladas y postres frutales, los infaltables jugos de frutas tropicales, de vivos colores y fuertes aromas, es el calor que hace mas notorias sus propiedades, como invitando a consumirlos si o si.

Que mas relajante que mecerse en una hamaca bebiendo un helado jugo de coco directo de las palmeras, acompañados del incesante ir y venir del viento marino, y la música, la típica música de ahí, el Goombay.

Foto: diariodehonduras